Infinito

A veces pienso ¿por qué no? Podría pasarme a mí, las cosas buenas pasan de vez en cuando. Otros días no aspiro a tanto y un mero soy su amiga me basta y me hace feliz. Pero luego llegan momentos e instantes en los que lo veo todo mucho más claro y la realidad me da una de sus brillantes bofetadas. No va a pasar, lo sabes. Es con esa línea de pensamiento con la que comienzas a temer que pronto deje de ser divertido para que empiece a escocer y sabes que, si empieza, terminará doliendo. Nunca me consideré una persona dramática ni tremendista, sé que en cuanto vea la posibilidad de salir dolida por mis anhelos inconclusos me retiraré y esperaré a que todo pase, lo sé. Pero mientras tanto aquí estoy, intentando que estas líneas me aten algo más al suelo para evitar que la caída sea muy dura; porque su amabilidad, simpatía y preocupación hacen que mi subconsciente quiera llegar más alto. A veces no puedo o, mejor dicho, no quiero tener que bajar al suelo porque en aquel otro lugar se está mejor. Es entonces cuando vuelvo al ¿y por qué no? Podría pasarme a mí, las cosas buenas pasan de vez en cuando... Todo vuelve a empezar de nuevo.

5 comentarios:

Anónimo

Si es que no gano para pañuelos. Todo tendrá un final y será feliz. No tendrás que volver a empezar.

etringita · 9.3.10

Anónimo, es lo que tienen las cosas infinitas, que no hay principio ni fin; vivimos en bucles. Si me dieran a escoger, que no tenga final, y que sea muy muy feliz, porque lo merece.

Kuinsi · 9.3.10

Aquí es cuando yo aparezco para aclarar que son Microrrelatos, no lamentaciones de la escritora, eh??? XDDDDDDDD

etringita · 9.3.10

Claro claro...

Uhcak · 10.3.10

REclaro claro... por qué me resultará tan familiar??? XD


Publicar un comentario